martes, 27 de julio de 2010

Magia de una noche de verano (Maite Carranza) - Reseña y primer capítulo

Título: Magia de una noche de verano

Autora: Maite Carranza

Editorial: Edebé

Año: abril de 2009












Estrellas en la noche:


(En lo más hondo de mi corazón le estoy dando el 5, pero luego entendí que sería más... ¿objetivo? ¿justo? quitarle algún punto por fallos nimios, aunque eso me dé un disgusto.)


Magia en la noche:


Había leído hacía mucho, muchísimo tiempo, una reseña que me había puesto los dientes largos con este libro. Pero (cosas de la vida) no llegué a leerlo entonces, sólo lo anoté en una wishlist demasiado interminable como para hacerle caso libro por libro. Muchos meses más tarde, me llegó una recomendación taimada de que leyera algo de Maite Carranza, y sólo entonces recordé este libro, y sólo entonces decidí que le había llegado la hora, porque tenía buenas referencias de él y porque, además, no era una serie.

En cuanto lo acabé, habría deseado que, en efecto, hubiera sido una serie.


Así que ¿de qué va?:

Marina tiene 14 años, las matemáticas pendientes, pocas tetas y ningún sentido de la orientación. por si esto fuera poco, está pasando un calor tremendo y para colmo tiene que aguantar que su perfecta hermana mayor Ángela se vaya a Irlanda a pasar un mes en los brazos de esa maravilla de la naturaleza llamada Patrick. Así que cuando un hada del tamaño de un mosquito le dice que va a tener que ser ella la que vaya a Irlanda y se haga pasar por Ángela ante todos (incluido Patrick), porque de lo contrario la susodicha morirá, Marina se lo toma... con filosofía. Con tacones, relleno, un par de lentillas y el pelo mal teñido, se mete en el avión y saca el carisma a relucir. Lástima que las víctimas de ese carisma sean un par de viajeras llamadas Lucy y Antaviana, porque si hubieran sido otras personas más a la altura seguro seguro seguro (segurísimo) que habría funcionado. De verdad, nadie le había dicho que ser Ángela fuera tan asquerosamente complicado.

—Ángela, ya sé que estás fatal, que se te cae el pelo y que se te han reventado las pústulas y lo siento mucho, pero me tienes que dar la dirección de Patrick.
—¿De Patrick?
—Sí, es el contacto, quiero decir que es la clave para que te cures y tengo que intimar con él.
Pero Ángela no captó el sentido correcto y amistoso de la palabra intimar.
—¿Cómo que intimar?
—Hacerme íntima.
—¿Novios? —tradujo equívocamente.
—No, sólo amigos íntimos. Tengo que quedar con él y hacerle creer que soy tú.
La voz de Ángela sonó alarmada:
—Pues eso, él cree que aún somos novios.
Marina ya lo había notado.
—No te preocupes, aunque quiera morrearme no me dejaré —mintió piadosamente.

Cicerón (C.C. para sus amigos, si los tuviera en algún sitio más que dentro de una pantalla) había alcanzado la cumbre de las cumbres de los juegos de rol, se había convertido en una leyenda cibernética y se estaba disputando el amor de un avatar-chica con un enano que era un cochino traidor. Entonces, en el peor momento posible, poniendo en jaque toda su reputación virtual, sus padres le cierran el grifo, le preparan la maleta, lo meten en un avión para Irlanda y dejan muy clarito que no se acercará a menos de cien metros de un teclado hasta que no dé muestras de buen comportamiento y conozca gente de verdad. El hecho de que Marina/Ángela se cruce en su camino podría considerarse una casualidad fortuita. El hecho de que de repente Lucy se ponga a acosarlo y que Antaviana no deje de meterlo en aprietos gordísimos podrían llamarse accidentes. Y el hecho de que alguien sospechosamente carca le haya usurpado la identidad virtual debería ser un crimen castigado con la cárcel. Pero C.C. jura que las chicas hechas de píxeles no son tan complicadas, y aunque acaba de llegar, ya está deseando volver.

La rubia se estaba dirigiendo a él con una mueca que pretendía ser una sonrisa. ¿Le habría pisado el pie sin querer?
—¿Yo?
—Sí, tú. Yo soy… Ángela.
C.C. se quedó atónito.
—¿Y quieres saber mi nombre?
—Sí, me hace ilusión. Como vamos a estudiar juntos y eso…
Le estaba entrando a saco. ¿Era una loca peligrosa coleccionista de nombres? ¿O pertenecía a una asociación de pijas compasivas de la brigada antisuicidio?

Y si ahora, aún por encima, resulta que las hadas existen y que son una panda de locas peligrosas, pues entonces sí que se ha armado una buena...

C.C. tragó saliva.
—¿Patrick está aquí?
Marina puntualizó:
—Lo enterré aquí cerca, pero ahora no me acuerdo dónde.
C.C. abrió sus ojos negros y la fulminó.
— Entonces… ¿te lo cargaste?
Marina detectó en la entonación de la pregunta una admiración encubierta.
—¿Me crees capaz de cargarme a un tío?
C.C. había sido hunter y no tenía demasiados escrúpulos virtuales. En su otra vida había jugado con la vida y con la muerte.
—¿Por qué no?
Marina se sintió ofendida.
—¿Me crees una asesina?


Causas por las que no deberíais dejar de leerlo:

Entiendo que estos libros (ligeros, muy divertidos, sin complicaciones) tienen un público muy determinado, y que yo pertenezco a la fracción incondicional de ese público (también, en parte, gracias a este libro). Pero, sinceramente, me lo pasé como una enana leyéndolo, releí pedazos hasta la saciedad, me reí con ganas y hasta me dio pena terminarlo.

Cada vez que aparecía en escena alguno de los cuatro fantásticos (Marina, C.C., Lucy y Antaviana, no necesariamente en ese orden pero sí en cualquier combinación posible) por fuerza tenía que presentarse algún momento sin desperdicio. Tan sólo es una lástima que a C.C. cuando se ponga nervioso se le aceleren los ventrílocuos en vez de los ventrículos (bueno, esto no fue más que una errata tonta, pero de las que a mí me saltan a la vista), y también es una lástima que los capítulos dedicados única y exclusivamente a las hadas sean más rolleros, pero por suerte son pocos y por suerte también son cortos. Así que, en definitiva, esto está muy bien, y si creéis que puede ser para vosotros, no deberíais tardar tanto como yo en leerlo.

18 comentarios:

Aererion dijo...

llevo oyendo mucho tiempo cosas buenísimas de este libro, y La Guerra de las Brujas me gustó. Puede que lo compre, y eso que me acabo de comprar Cazadores de Sombras y La Declaración, y tengo pendientes los de Isabel Abedi!

buena reseña! un beso!

Tempe dijo...

Tomo nota de tu recomendación. ;)

Mike dijo...

Otra reseña más xD

Qué ganas de leerlo *___*

Si todos lo ponéis tan bien será por algo.

poy dijo...

Pues creo que terminare leyendolo porque entre tu reseña y la de ifigenia...

Elefill dijo...

a mi solo me falta encontrarlo en alguna libreria para incarle el diente XDDD

Izzy 13 dijo...

Yo sí le puse un 5/5 pero es que con esta mujer no soy imparcial. Te tienes que leer la trilogía de La Guerra de las Brujas, es increíble.

Besos

Rusta dijo...

Todo el mundo lo pone muy bien pero yo no termino de decidirme, me da que será demasiado juvenil para mí :/

Besos.

Emma dijo...

Hola!!
Yo también me lo pasé muy bien leyendo Magia de una noche de verano... Yo me lo leí el verano pasado por vacaciones... Aún así tengo como mi gran preferida la trilogía de La guerra de las brujas, también de Maite Carranza, sobretodo el primer libro, El Clan de la Loba. Si te gusto tanto Magia de una noche de Verano te puedo asegurar el 100% que está trilogía te gustará mucho, muchooo, peró que muuuuuuuchoo más que este!! Corre y leetelo!!

Isabel dijo...

Este libro está hecho para mi. El segundo y tercer dialogo me encantaron, me he reido yo sola y todo xDD
Y además, si lo recomiendas tu hay un motivo más para leerlo. Pinta bien, a que lo apunto en mi lista y mirare precios y el dinero que tengo(q no es mucho) para ver si lo puedo comprar.
Muy buena reseña ;) me encanta como las haces.

Juliette dijo...

lo descargué y dice capítulo 6, ¿que tan normal es eso?

Anónimo dijo...

sabes que van a sacar el cómic de VA? (le digo cómic porque por mucho que le llamen novela gráfica sigue siendo eso)
el link: http://blue-succubus.livejournal.com/249890.html

adelys194 dijo...

Ya voy a comenzar a leerlo! luego me paso a decir que me parecio! espero sigas sin decepcionarme ya que tus reseñas siempre modifican mi wishlist jajajaja! Saludos desde Venezuela!

Eneri dijo...

Me leí este libro nada más salió y cada vez que veo una reseña de este tipo me dan ganas de releerlo de nuevo :D!

Maite Carranza tiene una frescura y unos personajes inigualables. Lo que me reí yo con este libro no tiene precio.

Saludos!

carax dijo...

GRACIAS. Ok, eso sonó demasiado entusiasta, pero el tema es que hace bastante que estaba en la duda de si leer o no el libro porque parecía demasiado... no se, light, inocente, algo? El punto es que me convenciste
gracias

Cadentia dijo...

¡Lo quiero! Ya está, caerá.

Por cierto, si quieres otro libro con el que llorar de la risa te recomiendo Jellicoe Road, aunque aviso que durante la segunda mitad estarás llorando de pena como me pasó a mí /;_;\

¡Viva la publicidad de libros sin escrúpulos!

Claudia dijo...

gracias por tu reseña! parece q ahora tendre q rebuscar nose por donde para encontrar este libro y leermelo!

Erga dijo...

¡Muy interesante!
Y, al fin y al cabo, yo también pertenezco a ese grupo de lectores del género ^_^

"sólo lo anoté en una wishlist demasiado interminable como para hacerle caso libro por libro."

Dios, qué gran realidad!!! xDD Es triste pero cierto. A mí misma me ocurre. (en cierto modo me recuerda al sindrome de Diógenes, sólo con títulos xD -vale, esto es una paranoia absurda y debe ser ignorada por la salud mental de la gente u.u-) xD

Todo esto me lleva a pensar que tal vez lo apunto en dichosa wishlist y me ocurre como a ti. ¡Es un circulo vicioso! xD

barnsdale11 dijo...

@Erga: "en cierto modo me recuerda al sindrome de Diógenes, sólo con títulos" Nunca lo había pensado, pero es la pura verdad xDDD